El dominio islámico de las islas baleares

Hoy vamos a tratar una época sobre la que muchas veces se pasa de puntillas o que quizás queda difuminada por el marco histórico en el que se inserta. El tema de hoy va a ser las islas baleares durante el época de esplendor de Al-Andalus.

Generalmente cuando pensamos en el proceso histórico que supone la conquista musulmana de la península ibérica, tendemos a globalizar un proceso complejo y muchas veces nos dejamos de lado diversos aspectos. Uno de ellos es el dominio musulmán de las baleares, sí bien tenemos constancia de que hubo saqueos en el archipiélago al rededor del año 707, sorprende conocer que el dominio musulmán real de las islas no llega hasta el año 903, prácticamente dos siglos después de que los musulmanes entrarán en la península.

Para ponernos en contexto, en el siglo VI, el emperador del Imperio Bizantino Justiniano I (527-565) encargó al general Belisario una expedición para la conquista del reino Vándalo del norte de África. Este general, Belisario, encargó a su lugarteniente Apollinario la conquista del archipiélago balear, comenzando así el dominio bizantino sobre las islas.

De la misma forma que sucede en otros enclaves del mediterráneo occidental como Sicilia o Cerdeña, con el paso de los años el control bizantino sobre las baleares se fue debilitando, en parte acentuado por la distancia con Constantinopla y el auge del poder musulmán en el mediterráneo. Por esta razón poco a poco el archipiélago comenzó a tener de forma involuntaria más autonomía y a su vez, menos protección.

El dominio musulmán de las islas no llegó hasta dos siglos después su llegada a la península.

A principios del siglo VIII el Islam se expandió por todo el mediterráneo occidental, no fue solo la península ibérica la que se vio atacada, sino también otras localizaciones como las ya mencionadas Sicilia y Cerdeña. De hecho, en el 707, como decíamos, tenemos constancia de saqueos a las islas baleares por parte de Musa ibn Nusair, gobernador del norte de África, de un reino conocido como Ifriqiya. Sin embargo este ataque no trajo consigo una implantación del poder musulmán en las islas, pero si que dejó patente la desprotección de las islas desde Bizancio.

De hecho, los saqueos e incursiones se fueron prolongando durante el siglo VIII con periodos de paz pactada con los poderes musulmanes y con periodos de saqueos más cruentos. Frente a esta larga situación de inestabilidad los gobernadores locales buscaron aliados, en el 798 mandaron embajadas a la corte de Carlomagno para requerir la protección carolingia, ya que en esta época el Imperio Carolingio estaba desplegando su dominio al norte del rio Ebro en los que se conoce como Marca Hispánica.

LLas islas se convirtieron en una importante base naval para el poder musulmán en la península

De ésta época de entendimiento con los carolingios vemos colaboraciones como la que se conoce del año 813 en la que una flota franca al mando de Ermenguer de Ampurias se instaló en las baleares para perseguir a los piratas berberiscos de la zona. Pero con el paso de los años el Imperio Carolingio fue perdiendo poder centrándose en luchas dinásticas y desviando su atención de los problemas del sur. De ello es muestra una ataque en el 848 de Abd al Rahman II de Córdoba con el que consigue someter a tributos al archipiélago.

Monedas almorávides en Mallorca
Monedas almorávides acuñadas en Mallorca (noticiasmallorca)

Con todo esto llegamos a un año importante para el artículo de hoy, el año 903. En este año las islas fueron invadidas por Isam al-Jaulani después de persuadir al emir de Córdoba para que le ayudase en la operación. Isam al-Jaulani renombró la ciudad de Palma como Mediana Mayurca y construyó el palacio de la Almudaina, la mezquita y los baños públicos. Al-Jaulani fue nombrado primer valí de las islas baleares y su mandato destacó por consolidar al archipiélago como un importante centro comercial en el mediterráneo occidental y por introducir en la isla el cultivo de plantas como las alcachofas, el arroz y el azafrán.

A parte de este importante crecimiento económico, las islas se convirtieron en una importante base naval para el poder musulmán en la península y en un refugio para los piratas berberiscos que solían atacar a las embarcaciones cristianas del mediterráneo occidental.

La iniciativa militar en la edad media en la península ibérica, a grandes rasgos, depende de si en una época en concreto la superioridad esta en el bando cristiano o el musulmán. Ciertamente este periodo no puede relativizarse en una lucha del norte contra el sur o de cristianos contra musulmanes, ya que si nos acercamos un poco a los polos de los conflictos vemos que muchas veces los conflictos militares enfrentan a cristianos contra cristianos y a musulmanes contra musulmanes. Sin embargo, es cierto que con la fragmentación del poderoso califato de Córdoba en diferentes taifas los cristianos tienen al sur enemigos menos cohesionados y se produce una expansión al sur.

Isam al-Jaulani renombró la ciudad de Palma como Mediana Mayurca

Dentro de este marco tenemos que antes de que el rey de Aragón Jaime I el Conquistador invadiera las baleares, hubo intentos anteriores. Como hablábamos antes, el control musulmán del archipiélago balear dificultaba mucho los intereses comerciales de las potencias cristianas. Por este motivo, en 1114, el conde de Barcelona Ramón Berenguer III junto con el conde de Montpellier, el vizconde de Narbona planificaron un ataque contra las islas de represalia. A esta iniciativa se unieron otras ciudades del sur de Francia y de Italia, ya que uno de los objetivos del plan era arrebatar Mallorca al poder musulmán y de esta forma asegurar el comercio en la zona, el cual afectaba a todos los integrantes de esta alianza.

La invasión fue más costosa de lo que se pensó en primera instancia, de hecho, Ramón Berenguer III estuvo realizando un asedio que duró 8 meses, asedio que no pudo completar ya que surgió un gran problema en la península que requería de su atención, la llegada de los almorávides.

Esta expedición como tal no logró sus objetivos, pero sirvió para adquirir experiencia en ataques a islas de esta escala, asentando un poco la futura expansión mediterránea de la Corona de Aragón, y también sirvió para crear lazos de apoyo entre las potencias mediterráneas cristianas para futuras expediciones como el intento de conquista de las baleares por parte de Alfonso II de Aragón y fuerzas sicilianas o la definitiva conquista cristiana de Jaime I de Aragón,

La expedición de Ramón Berenguer III a las baleares dejó al archipiélago debilitado y esto fue aprovechado por los almorávides para colocar un gobernador afín a sus intereses, instaurando a la dinastía Banu Ganiya en las islas. Esta dinastía gobernará hasta 1208 cuando fue depuesta por los almohades, y éstos dominarán el archipiélago hasta 1231 cuando fue conquistado por Jaime I de Aragón.

Llegados a este punto, vamos a recomendar unas lecturas para quien le interese el tema. Para un interés general sobre el archipiélago baleare recomiendo “Resumen de historia de Mallorca” de Pedro Xamensa Fiol. Otro libro interesante, esta vez mas enfocado en el dominio cristiano medieval, sería “Historia general del reino de Mallorca” de Juan Dameto, Vicente Mut, Gerónimo Alemany y Miguel Moragues

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.