La Revolución pasiva de Franco, un Estado para un Condotiero

¿Revolución pasiva? Cuando leemos u oímos sobre el concepto de revolución, pensamos en la revolución rusa, la revolución de Asturias o el ascenso al poder de los totalitarismos, sin embargo, este concepto es mucho más amplio y así lo va a demostrar José Luis Villacañas Berlanga en su obra La revolución pasiva de Franco.

José Luis Villacañas es catedrático en Filosofía en la UCM. Además, ha destinado una buena parte de su vida escribiendo obras filosóficas, históricas y de teoría política.

En La revolución pasiva de Franco, el autor nos propone un concepto distinto, la revolución pasiva. En aproximadamente 500 páginas, con ayuda de Maquiavelo y Gramsci, nos irá describiendo y analizando la dictadura franquista y su proyecto.

Francisco Franco es analizado desde la teoría política de Maquiavelo como un Principe para un estado nuevo, comparándolo con otros personajes relevantes de la modernidad con los que guarda ciertas similitudes, tanto como militar como político.

Franco de Maniobras

Este nuevo estado debía estar sustentado por su persona y es por esta misma razón por la que no solo le valía con ganar la guerra, sino que debía consolidarse para llevar a cabo su revolución pasiva, llevando la represión hasta el final de régimen.

A destacar:

Cuando uno quiere leer sobre el franquismo, puede comenzar leyendo un manual o alguna obra que probablemente no mencionará ni siquiera el concepto de revolución, salvo en los episodios de la guerra civil española.

Lo cierto es que tanto el título como la introducción hicieron que me interesara sobre ese concepto de revolución pasiva, más que nada porque nunca había oído hablar de el.

Realmente esta obra resulta de interés por la disertación que hace de todo el régimen a través de la teoría política de dos autores fundamentales como fueron Maquiavelo en la Edad Moderna y Antonio Gramsci en la Italia de Mussolini.

Franco es proyectado en esta obra como un animal político más que como un militar rudo. Este, pese a sus limitaciones, sin duda siempre supo cómo proyectar su poder y su imagen con el fin de aplacar a todos los disidentes del régimen y cortar la sombra que le pudieran hacer.

El tratamiento que se hace en la primera parte del libro referida a su ascenso al poder, el análisis de su persona y la comparación con un condotiero, además de su papel en la Segunda Guerra Mundial me parece exquisita por el profundo análisis y el tratamiento de Franco como un personaje astuto con una capacidad de adaptación realmente asombrosa.

Es por todo ello por lo que me gustaría recomendar este libro para todos aquellos que quieran leer profundamente sobre la dictadura de franco de forma más distendida. Por otra parte, me gustaría aconsejar que antes de leer sobre esta revolución pasiva, lean a Maquiavelo y Gramsci, pues muchos conceptos quedarán claros y así no será más sencillo entender y profundizar esta obra.

Si quieren leer más reseñas como esta de La revolución pasiva de Franco, pueden hacer clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.