La Campaña de Noruega y Dinamarca (1940) – Segunda Guerra Mundial

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Por qué ocupar Noruega y Dinamarca?

Después de derrotar a Polonia, los alemanes estaban impacientes por extender su dominio sobre la Europa Occidental, sin embargo, eso no les impidió tener sus ojos puestos en otros lugares, como son el estrecho de Jutlandia y la zona de Noruega, importante debido a su acero, un material que necesitaban las fuerzas alemanas para reponer las pérdidas materiales que fueran ocasionándose en los sucesivos choques con los aliados.

Noruega en ese contexto era un objetivo apetecible, puesto que, pese a que el gobierno noruego no había sido hostil anteriormente con los nazis, si suponían un objetivo estratégico importante. Su importancia más allá de sus recursos naturales radicaba en el control del espacio naval, que ya había sido fatal para el bando alemán en la Primera Guerra Mundial.

Los puertos más importantes para la flota alemana eran Oslo, Trondheim y Narvik, desde donde se podrían proteger los convoyes, además de realizar escaramuzas directamente contra Gran Bretaña. Aparte de esto, se ocuparían posteriormente ciudades importantes como Bergen.

La invasión se planteó finalmente por la existencia de una serie de planes de Noruega con los aliados, además de a la creencia de los alemanes de que el país escandinavo no respetaría la neutralidad.

La operación se inició el 9 de abril de 1940 con la invasión de Dinamarca, esta se resolvió rápidamente ya que la resistencia que podía ofrecer el ejército danés era mínima. Dinamarca hasta el final de la contienda tuvo un estatus interno de control de su política interna, habiendo solo una ocupación de tropas alemanas en puertos y zonas estratégicas del país.

Tropas alemanas entran en Oslo en mayo de 1940.
Tropas alemanas entran en Oslo en mayo de 1940.

Inicio de las Operaciones

Noruega fue un objetivo que se le resistió más al ejército alemán, tanto por la resistencia de las tropas noruegas como por la ayuda británico-francesa. El 7 de abril varios aviones británicos de la RAF avistaron parte de la flota alemana, aunque supusieron que estos pretendían romper el bloqueo británico. Lo que no sabían era que pretendían ocupar el país vecino.

Pocas horas más tarde, cinco grupos de desembarco ocuparán los puertos más importantes del país, encontrando solo resistencia en Oslo. La ciudad caerá a las 24 horas del inicio de la invasión.

A partir de este momento, ciertos regimientos de tropas noruegas intentaron resistir en la zona centro a un contingente alemán cada vez más nutrido debido a los desembarcos de tropas y suministros. Además, tenemos que tener en cuenta que, el ejército noruego, en caso de no haber sido atacado por sorpresa, habría podido organizar una defensa más fuerza. La ocupación de las zonas más importantes del país supuso que su capacidad de reclutamiento y, por tanto, de respuesta fuera más reducida.

Himmler en Noruega
Himmler en Noruega

Respuesta británica y conclusión

La respuesta británica fue la de intentar desembarcar contingentes en los puertos para evitar que los alemanes pudieran asegurar la mayor parte del país. Hasta el día 18 de abril hubo varios combates en puertos como el de Narvik. En estos, tanto alemanes como británicos perdieron varios destructores, quedando este puerto en manos de un pequeño contingente alemán.

La contraofensiva aliada tenía la intención de recuperar Narvik, Trondheim, Namsos y Andalsnes. Los desembarcos se efectuaron en los dos primeros días de mayo y tuvieron un balance desfavorable. La principal razón de esto fue la superioridad aérea alemana y a la reciente llegada de refuerzos. Pese a que pudieron desembarcar, no consiguieron ocupar el puerto de Trondheim y tuvieron que retirarse a los pocos días.

El éxito se dio en Narvik, donde lograron ocupar el puerto y desembarcar hasta 25.000 tropas. Estas

no estarían mucho tiempo en suelo noruego, puesto que poco tiempo después los alemanes trasladarían el escenario al Benelux.

La ocupación alemana de Noruega y Dinamarca puede considerarse un éxito moderado. Los alemanes solo perdieron una pequeña cantidad de aviones y tropas (aproximadamente un 10% de las fuerzas utilizadas en la invasión). La destrucción de varios destructores y submarinos si supuso un duro golpe a la capacidad operativa de la marina alemana.

Por último, destacar que Noruega quedó bajo el mando del Nascional Samling o partido fascista noruego. Su líder, Vidkun Quisling, llevó a cabo actos de represión y de persecución de judíos. Además intentó crear organizaciones paramilitares parecidas a las que había en la Alemania de Hitler. Tras el fin de la guerra, fue llevado a juicio y fusilado en 1945.

Si quieres saber más sobre la ocupación de países durante la Segunda Guerra mundial te animamos a escuchar nuestros podcast.

Bibliografía

  • Sánchez, Emilio. (2018) La campaña de Noruega, 1940, Trafalgar Editions.
  • Hastings, Max (2016) Se desataron todos los Infiernos: Historia de la Segunda Guerra Mundial. Editorial Crítica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *