La casa de los niños, de Mario Escobar

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

En los últimos años, la novela histórica ambientada en la Segunda Guerra Mundial está creciendo. La casa de los niños es otro ejemplo más de cómo se está intentando recuperar y mantener la memoria de quienes lucharon y perecieron en su lucha por la democracia.
Mario Escobar, licenciado en Historia y especializado en Historia Moderna, con su obra La casa de los niños no está innovando, ya que su última novela La bibliotecaria de Saint-Maló también estaba ambientada en el mismo periodo, resaltando la salvación de la cultura en la Francia ocupada.

La casa de los niños
La casa de los niños

Sinopsis de La casa de los niños

Esta obra nos cuenta la historia de Johan Van Hulst y de la señora Pimentel, dos miembros de la resistencia frente a la ocupación nazi de Países Bajos. El objetivo de estos era el de sacar a niños judíos que pudieran pasar desapercibidos hasta que finalizara la guerra, zafándose así de la deportación a los campos de exterminio.
En contraposición a estos personajes tenemos a una serie de personajes de corte fascista que reflejan los objetivos del III Reich con respecto al colectivo hebreo. Estos personajes van a tener una naturaleza siniestra y perversa.

A destacar

Tanto el tema como el contexto son realmente reveladores, pues en muchas otras obras para hablar del holocausto se van a países centroeuropeos como Polonia y parece que en el resto de Europa no hubo deportaciones.
La radiografía en torno a la sociedad neerlandesa es realmente clara, pues tenemos una buena parte de la población que o estaba anestesiada por el miedo a enfrentarse a los ocupantes y otra parte que directamente colaboraba con ellos. Frente a esto, otra parte de la población manifestaba a través de su asociación el rechazo a la ocupación y al fascismo alemán.
Por otra parte, el tratamiento de esta red de resistencia me parece realmente acertado, pues los personajes narran como se estructuraba y como fue el proceso para conseguir sacar hasta 600 niños de la guardería en la que se alojaban los niños.
Por último, más allá de la trama de la obra, me parece realmente revelador la reflexión que hace Mario Escobar con respecto a la democracia a través de los personajes principales, los cuales viven de una forma realmente humana el desmoronamiento del sistema de libertades casi a diario.
Si quieres leer nuestra opinión sobre más novelas como La casa de los niños, solo tienes que hacer clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.